Seis cualidades que te hacen ser líder

Queridos lectores:

En esta entrada quiero compartir con vosotros seis cualidades de un líder.

He escogido seis. Pero, obviamente podrían ser más y de hecho, otras entradas se nutrirán de todas esas cualidades que no voy a reflejar hoy aquí.

Estos rasgos deberían adornan a cualquier persona que conduzca una empresa, un país, un equipo de fútbol, una familia o su propia vida.

No son pues, rasgos imposibles de adquirir sino muy realizables y recomendables para cualquier persona.

¿Preparados? Aquí van:

Primero. Que te importe más tu carácter que tu reputación.

Es frecuente ver cómo la mayoría de la gente entrega su vida literalmente a los demás. A lo que piensen los demás. No es recomendable si quieres vivir una vida plena. Entrégate a lo que te caracteriza como persona. A lo que te gusta. A lo que prefieres. A lo que piensas. A lo que sientes.

Segundo. Piensa en que hagas lo que hagas todo va a salir bien.

Y alguien me dirá: ¿Y por qué? ¿Por qué va a salir bien?Mi respuesta: ¿Y por qué no?

El líder se anticipa a su futuro. Y aún saliendo las cosas como no imaginaba, debería tener la actitud de decir: aun así, estaré bien.

Tercero. No necesitas convencer a nadie.

No malgastes energía convenciendo a la gente de lo que tú crees.

Actúa y tu éxito ejercerá un magnetismo irresistible.

Cuarto. Sé siempre el primero.

El líder no espera a la aceptación de los demás para actuar. Actúa, simplemente. Y lo hace el primero para aprovechar el primer impulso. Ése que te hace único y que alfombra tus proyectos.

Quinto. Implica a los demás en su proyecto.

Al principio somos dependientes. Después queremos ser independientes. La interdependencia es lo que realmente hace grande a cualquier persona.

Sexto. Decir siempre la verdad.

Diciendo siempre la verdad, primero, nos hacemos respetar por los demás; segundo somos coherentes con nuestro pensamiento y nuestras acciones, lo que sin duda, genera autenticidad, una autenticidad que es percibida por los demás y que deriva en una fuerza inquebrantable; tercero, favorecemos que también lo que recibamos de los demás en la vida sea verdadero, auténtico y no falso y fingido; cuarto, nos estamos respetando a nosotros mismos.

Espero haberos aportado algo con todo esto.

¡A practicar!

Un fuerte abrazo,

Joaquín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s