Amor en tiempos de cólera.

Amor en tiempos de cólera es mojarse contigo. Es entrar en ti. Es prender un candil en el camino. Es acariciarte.  Y tocar. Y abrazar. Y entender que estás sin estar. Y tutear tus fantasmas. Y esperar a que vuelvas en tí. Y sonreír a tus miedos. Y danzar con los míos. Y echar un cuarto a espadas. Y sentirte importante. Y que me duela tu soledad. Y desencadenar tu risa. Y dar sin recibir. Y vaciarme en ti. Y encontrar tu alma de cristal. Y cristalizar el tiempo. Y dar tiempo al tiempo. Y perdonar. Y rendirse sin pagar tributo.

Rendido

Asusta prestar tanta atención a un ego que nunca se sacia.

Curioso el ser humano. A mayor vacío más velocidad hacia el absurdo.

El dolor que hay detrás de esa ficción es inevitable.

Más preferimos una homeopatía de dolor constante a abrazar la aceptación.

 

Seis cualidades que te hacen ser líder

Queridos lectores:

En esta entrada quiero compartir con vosotros seis cualidades de un líder.

He escogido seis. Pero, obviamente podrían ser más y de hecho, otras entradas se nutrirán de todas esas cualidades que no voy a reflejar hoy aquí.

Estos rasgos deberían adornan a cualquier persona que conduzca una empresa, un país, un equipo de fútbol, una familia o su propia vida.

No son pues, rasgos imposibles de adquirir sino muy realizables y recomendables para cualquier persona.

¿Preparados? Aquí van:

Primero. Que te importe más tu carácter que tu reputación.

Es frecuente ver cómo la mayoría de la gente entrega su vida literalmente a los demás. A lo que piensen los demás. No es recomendable si quieres vivir una vida plena. Entrégate a lo que te caracteriza como persona. A lo que te gusta. A lo que prefieres. A lo que piensas. A lo que sientes.

Segundo. Piensa en que hagas lo que hagas todo va a salir bien.

Y alguien me dirá: ¿Y por qué? ¿Por qué va a salir bien?Mi respuesta: ¿Y por qué no?

El líder se anticipa a su futuro. Y aún saliendo las cosas como no imaginaba, debería tener la actitud de decir: aun así, estaré bien.

Tercero. No necesitas convencer a nadie.

No malgastes energía convenciendo a la gente de lo que tú crees.

Actúa y tu éxito ejercerá un magnetismo irresistible.

Cuarto. Sé siempre el primero.

El líder no espera a la aceptación de los demás para actuar. Actúa, simplemente. Y lo hace el primero para aprovechar el primer impulso. Ése que te hace único y que alfombra tus proyectos.

Quinto. Implica a los demás en su proyecto.

Al principio somos dependientes. Después queremos ser independientes. La interdependencia es lo que realmente hace grande a cualquier persona.

Sexto. Decir siempre la verdad.

Diciendo siempre la verdad, primero, nos hacemos respetar por los demás; segundo somos coherentes con nuestro pensamiento y nuestras acciones, lo que sin duda, genera autenticidad, una autenticidad que es percibida por los demás y que deriva en una fuerza inquebrantable; tercero, favorecemos que también lo que recibamos de los demás en la vida sea verdadero, auténtico y no falso y fingido; cuarto, nos estamos respetando a nosotros mismos.

Espero haberos aportado algo con todo esto.

¡A practicar!

Un fuerte abrazo,

Joaquín

Sólo quería

Yo sólo quería reírme. Disfrutar. Enamorarme.

Persisto en mi vocación de soñador. Ya nos han robado bastante.

Y siendo bastante, basta de solemnidad y de complacencia.

Complacer en tiempos de cólera es negarnos.

Persisto en vivir. ¿A qué he venido, si no?

Ondeo el estandarte del instante. Soy hijo del instante.

Porque siendo hijo del instante soy invencible.